Nancy Dupláa, la imbatible de las ficciones televisivas

A sus 43 años, la joven nacida en Olivos puede sacar a relucir varios hits como El agujerito sin fin, Montaña Rusa, Verano del 98, Los Buscas, 22, el Loco, 099 central, Padre Coraje y Sin Código, entre tantos otros. También, papeles más intensos en unitarios como en El hombre de tu vida, Verdad Consecuencia, Mujeres Asesinas, El hombre que volvió de la muerte, De poeta y de loco, o Socias.


Con un Martín Fierro en su haber (por 099) y un premio Tato (por Graduados), la morocha no necesitó más galardones para consagrarse y el público la eligió de entrada. Sus parejas televisivas más potentes fueron tres: Facundo Arana, Pablo Echarri y Adrián Suar. Con Arana son muy amigos, con Echarri ya es muy conocida la historia, y quizás con Suar fue la más conflictiva en los últimos años.
Ahora se anima a una temporada marplatense con El hijo de puta del sombrero. No sólo se arriesga a subirse a un escenario con su marido y reemplazar a Florencia Peña, sino que también elige exponerse sin ninguna necesidad.
Años atrás, Dupláa se quejo públicamente de un supuesto descuido por parte de su jefe hacia el unitario Socias. En esa noche fatal, bien a su estilo, Nancy agarró el micrófono en medio de los premios Clarín y se quejó. Envalentonada, expresó lo que el resto del elenco pensaba y se expuso quebrando su relación con el dueño de Pol-ka. El resto de sus compañeros la dejo pagando... Sin embargo, este año en los Martín Fierro se reconciliaron y seguramente los espera algún proyecto a futuro.
Antes, tendrá que sortear una intensa temporada marplatense con El hijo de puta del sombrero. Es aquí, donde Dupláa vuelve a tomar una curva peligrosa, como lo ha hecho en su vida privada, y tampoco le huye al riesgo en lo profesional. No sólo se arriesga a subirse a un escenario con su marido, no sólo acepta reemplazar a Florencia Peña, sino que también elige exponerse sin ninguna necesidad.
Este año llegó la gran reconciliación con Adrián Suar en los Martín Fierro y seguramente los espera algún proyecto a futuro.
Tras caerse la posibilidad de hacer la versión teatral de Graduados, Nancy aceptó la propuesta de encabezar con Echarri, competir por la taquilla... y someterse a las críticas. Sus experiencias teatrales son muy pocas, participó de Montaña rusa y El agujerito sin fin, y en 1997 realizó su primer papel dramático en El vestidor (con Federico Luppi, en el Complejo La Plaza). Ahora, encarnará a Valeria, una adicta en plena crisis con su ex, que acaba de salir de la cárcel.
Un desafío más para una carrera llena de éxitos, que quizás nunca imaginó mientras estudiaba con Hugo Midón. Sin dudas, Nancy Verónica Dupláa, se convirtió en la imbatible de las ficciones televisivas.

Fuente: Ciudad.com.ar